PROPIEDADES DEL YOGUR. LA DIGESTIBILIDAD

La lactosa

La lactosa es un azúcar natural que está presente en la leche de los mamíferos (vaca, cabra, oveja, humana) y también puede encontrarse en muchos alimentos. Para digerir la lactosa del producto, el cuerpo necesita una enzima llamada lactasa. Esta enzima se produce en la mucosa del intestino delgado y son las encargadas de transformar la lactosa (disacárido) en dos monosacáridos (glucosa y galactosa).

Si los niveles de lactasa que produce nuestro cuerpo son bajos aparecen dificultades para digerir la lactosa y se produce lo que conocemos como problemas para digerir la lactosa.

Los problemas para digerir la lactosa

Los problemas para digerir la lactosa se pueden presentar en el momento del nacimiento, desarrollarse en la infancia o más tarde en la etapa adulta.

Las sensaciones digestivas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa y suelen ser de carácter gastrointestinal.

La lactosa y el yogur

El yogur puede ser una excelente alternativa para ayudar a cubrir las necesidades del calcio en personas con intolerancia leve o moderada a la lactosa ya que:

- Tiene lactosa.
- 100 gramos de yogur contienen sólo 4 gramos de lactosa. Una persona con problemas para digerir la lactosa puede tolerar hasta 12 gramos diarios de la misma.

El calcio ayuda al normal funcionamiento de las enzimas digestivas.

Entre las propiedades del yogur tenemos los fermentos vivos que mejoran la digestión de la lactosa del producto (yogur) en las personas con problemas para digerir la misma.