Compatibilidad de la actividad con mi experiencia profesional y personalidad.

En la gran oferta de franquicias que hay en el mercado, existen muchos tipos que permiten a un amplio rango de perfiles personales y profesionales, la posibilidad de poner en marcha su propio negocio. La experiencia previa en el sector permitirá tener ventajas no sólo en la fase de elección de la persona adecuada por parte del franquiciador, sino también del candidato a la hora arrancar el proyecto.

La contratación de personal es una de las responsabilidades más directas que ha de afrontar el franquiciado. La fase de contratación es clave y hay que gestionarla con profesionalidad para evitar que la rotación de personal sea alta.

Es importante que el franquiciado se informe mediante el franquiciador, sobre los niveles salariales que se manejan en el sector y de cómo gestionar a su equipo de la mejor manera, para conseguir la estabilidad necesaria y la velocidad crucero del negocio, en el menor tiempo posible.

Cuando ponemos en marcha un proyecto de negocio, hay que centrar los esfuerzos en tres pilares que son los que sostendrán la empresa. Las ventas, las personas y la tesorería.

El equipo que forme parte de la franquicia ha de saber vender. El gerente que dirija la empresa ha de ser un gran comercial, el resto del equipo le seguirá si consigue levantar negocio. Esta es una habilidad básica e imprescindible para ser un buen líder. Siguiendo con esta premisa, una persona no puede ser un buen comercial sino siente pasión por el valor que aporta lo que está vendiendo. Es decir, el vendedor ha de estar convencido que aquello que está ofreciendo satisfará la necesidad que tiene el cliente en toda su amplitud. Como seres humanos, sabemos que hacer sentir mejor a las personas, nos hace sentir mejor a nosotros mismos. Por lo tanto, más allá de la venta entendida como más facturación, hemos de disfrutar con la satisfacción que aporta el valor de nuestro producto o servicio al cliente. Enfocar el negocio al cliente y al equipo, es lo que hará que, no sólo trabajaremos motivados, sino que además los empleados sentirán que su trabajo tiene sentido.

En resumen, si queremos tener éxito profesional y personal liderando un proyecto de franquicia rentable o cualquier proyecto de negocio, hemos de sentir pasión por el valor que aporta la solución (producto o servicio) y creer que es el que va a satisfacer mejor las necesidades de nuestro cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>